Iglesia de El Salvador

 

La Iglesia de El Salvador fue construida a finales del siglo XV, en estilo gótico, de unas notables dimensiones y bella factura, con cantería de granito, con piedras bien labradas y regulares.

Vista del conjunto de la iglesia desde la lejanía.

La iglesia es una de las más grandes (en cuanto a dimensiones se refiere) de la comarca, debido a la población de Guadramiro en su época de construcción. Además, Guadramiro en esa época era centro eclesiastico de varios pueblos. 

 En el siglo XVI aparecían como anejos eclesiasticos a Guadramiro los pueblos de Gema, Encinasola, Picones, Pozos, Pedro Alvaro, Traguntia y Escuernavacas. 

Iglesia El Salvador ( Guadramiro)

En esta fotografía se pueden observar las dimensiones del conjunto.

Es de una sola nave con forma de cruz latina, cruzada por tres arcos redondos y con capiteles de bolas siendo la cabecera de una anchura menor que el cuerpo de la iglesia, estando cubierta esta parte por una bóveda de crucería de la misma factura que la de la sacristía.

.

Bóveda del altar mayor.

  

Preside la Iglesia un retablo de bella factura finalizado en 1561 en estilo barroco por Juan Bautista de Salazar en cuyo centro se sitúa El Salvador estando realizado dicho retablo en madera de pino y recubierto con pan de oro y pigmentos. Del mismo modo hay dos retablos barrocos a los laterales que presiden cada ala de la planta de cruz latina estando presididos por sendas imágenes de la Virgen del Rosario con el Niño Jesús y el Cristo crucificado.

Vista del altar mayor, presidido por El Salvador.

 Es muy probable que esté edificada sobre una iglesia anterior (seguramente románica), estando actualmente unida a la Torre que servía de vigilancia y defensa al Palacio de los Señores de Guadramiro, a la cual se accede a través de la Iglesia.

Actualmente tiene solo dos puertas de acceso, una al Norte y otra al Sur, pero habitualmente solo se usa la entrada Sur. Anteriormente había otra entrada, la principal por debajo de la torre y del coro, que fue tapiada hace años, para convertir el espacio bajo la torre en el bautisterio.

Antigua entrada principal, por debajo de la torre.

 

Por otra parte, en el lado sur  de la Iglesia existe una capilla abovedada presidida por un retablo de Nuestra Señora de los Dolores, situándose en dicha capilla también una talla, de Santa Lucía del siglo XV muy venerada en otras épocas y de la que se cree que tuvo su propia ermita, así como sendas imágenes del Cristo Yacente, María Inmaculada, el Sagrado Corazón y María Purísima.

Retablo de la Dolorosa.

  

Del mismo modo en el lado contrario de la iglesia se encuentra situada una pequeña estancia abovedada en arco en cuyo centro se sitúa una imagen del Niño Jesús. Esta naveta, de buena factura, sobriamente tratada, sin decoración, y en la que se aprecia la pervivencia de ciertos elementos de tradición escurialesnse del siglo XVII, es de lo más destacado de la iglesia. Esta piezaa en cuestión, fechada en el año 1645, presenta características muy similares a las de otra naveta que se conserva en la iglesia parroquial de San Juan de Sahagún, en Salamanca.

 

Desde el exterior, en la parte Norte de la iglesia, se puede observar que un trozo de la cantería esta colocada de peor forma, rellenando un hueco que se dejó seguramente en un principio para la construcción de una capilla en este lado. Después no se llevaría a cabo por algún motivo por lo que se taparía de peor forma. Pero queda claro por la colocación de las piedras que las intenciones de construcción eran otras.

Cantería peor trabajada. Intención de hacer un ala saliente para nueva capilla. Se quedó el proyecto sin terminar por circunstancias hoy desconocidas.

.

 

Por otro lado, al Oeste, en el extremo de la iglesia contiguo a la Torre se sitúa la estancia del coro sostenida por dos columnas talladas en piedra granítica accediéndose a dicha estancia a través de unas escaleras situadas en la esquina noroeste de la Iglesia si bien al mismo también se podría acceder a través de las escaleras de caracol que dan acceso a la Torre. Este coro data de 1866. Anteriormente exitía otro coro, que se levantaba sobre un gran arco de piedra. Todo el coro antiguo fue derrumbado, conservándose solo las dos columnas actuales, del coro anterior. Las escaleras y la balaustrada fueron rehechas por completo.

Una de las estelas romanas embutida en el suelo de la iglesia.

 

Como características peculiares de la Iglesia cabe señalar que en su construcción se emplearon varias estelas funerarias de época romana procedentes del poblamiento romano existente en Guadramiro con anterioridad, las cuales se pueden observar en el interior de la iglesia tanto en el suelo como en algunas de sus paredes. En la torre también hay ciertas estelas embutidas.

Escudo situado en el suelo de la Iglesia que contiene los blasones de la Casa de Alba, Paz, Maldonado y Godínez

 Del mismo modo es remarcable el escudo situado al pie del altar de la iglesia tallado en el suelo en que están representados los blasones de los linajes de la Casa de Alba, Paz, Maldonado y Godínez. Este mismo escudo de armas lo podemos ver en la casa-palacio del moral, tanto en la fachada, como en el suelo de la losa de uno de sus balcones.

 

 

Tambien cabe destacar  un Cristo crucificado del siglo XVI de gran valor, obra del artista Lucas Mitata y las varas gigantes de los antiguos pendones que salían en procesión antiguamente en el municipio, tradicción echada a perder por el párroco actual.

 

 

 

 

HERMOSO MONUMENTO

Tiene mi pueblo una iglesia

Como no la hay alrededor,

A donde acuden los fieles

A rezar con gran fervor.

 

Es como una fortaleza

De piedras de cantería

Y en su torre, las campanas

Repican con alegría

 

El eco de su sonido

Se expande raudo y veloz,

Para que aquél que esté lejos

Oiga su sonora voz.

 

¡qué placer, es escuchar

El sonar de la campana!

Es el mismo que un vigía

Que a voz en grito nos llama.

 

Entre sus muros sagrados

Guarda celosa su historia

La que forjaron los hombres

Perdidos ya en la memoria.

 

¡Ay, si sus piedras hablaran

De los misterios que encierra!

De esos cuerpos –que en su suelo-

Ya son polvo de la tierra.

 

 

De las faltas y pecados

De las dolidas conciencias,

Que alivian sus pesares

Cumpliendo las penitencias.

 

Guardiana de mil “secretos”

Que al imaginarlo, tiemblo,

Cuánto tú podrías decir

De la historia de este pueblo.

 

Cuando mis ojos contemplan

Tu belleza y hermosura,

Mi pensamiento se eleva

Hasta igualar con tu altura.

vista desde el camino del horno

 

Iglesia de Guadramiro,

Torre recia y legendaria,

Sigue acogiendo a los fieles

Que vienen a hacer plegarias.

 

Aguanta firme y robusta

Aunque sientas decaimiento,

Pues eres de Guadramiro

Su más grande monumento.

 

No sabes cómo tú luces

Con el sol de las mañanas

Y qué grato es escuchar

En la torre, las campanas.

 

PEPITA CALLES