Ermita DE NUESTRA SEÑORA DEL ÁRBOL.

 
 
 
 

Sin Título.

Vista posterior de la espadaña de la ermita de Guadramiro.

 

 

Se ubica en la parte sur del pueblo, dentro del casco urbano, alzada sobre un "teso" que tomó su nombre; Teso de Nuestra Señora.

Es de estilo gótico y fue construida por el cantero Lomba entre 1543 y 1593 en grandes dimensiones, ocupando una superficie de 400 m2 y construida con dos alturas y cuatro arcos perpiaños, siendo la torre de espadaña y los materiales de cantería.

Destaca su gran bóveda de crucería, mejor incluso que la de la iglesia parroquial. 

 

bonita bóveda, ermita guadramiro

 

Esta bóveda es digna de ver, con arcos góticos de tremendos labrados y trenzados en piedra de granito

La torre-espadaña tiene detalles ornamentales muy propios del Renacentismo. Está mas recargada y trabajada que el resto de espadañas similares de los pueblos de la comarca. 

 

Ermita de la Virgen del Árbol

 

 

Aunque originalmente se edificó para venerar a la Virgen del Árbol (talla románica del siglo XII),  hoy alberga otras dos tallas que en otros tiempos presidían otras dos ermitas en Guadramiro.

 Al desaparecer las ermitas dedicadas a San Sebastián y a San Cristóbal que existían en Guadramiro las imágenes de éstas se trasladaron a esta ermita, pasando a presidir la misma en 1972 la talla de San Cristóbal  que sorprende a los visitantes por sus grandes dimensiones y la gran calidad de su talla.

Anteriormente la imagen de San Cristóbal se ubicaba en un costado lateral de la ermita, lugar que intercambió con la talla titular de la ermita, la Virgen del Árbol.

 Curiosamente, esta ermita posee unas dimensiones mucho mayores que la mayor parte de las iglesias de la comarca. 

 

 

  La virgen del Árbol, la cual da nombre a la ermita, es una virgen románica del siglo XII y muy pocos lo saben.

 

Quizás sea la talla más antigua y con más valor de todas cuantas se conservan en Guadramiro. El problema es que está deteriorada, ya que fue sometida a una salvajada, en alguna época ya muy lejana.

 

Las vírgenes románicas se caracterizan por ser muy pequeñitas, todas ellas de madera. Completamente simétricas y frontales, donde el hieratismo simbólico del románico se expresa con toda su fuerza. La cara suele ser grande y desproporcionada respecto al cuerpo.

 

La virgen del Árbol de Guadramiro era muy similar a la de la fotografía.

 

Esta última característica puede que fuera la que le condujera a la situación en que se encuentra la virgen del árbol en la actualidad:

 Pues alguien hace ya muchísimo tiempo ,hablo de siglos,  no por maldad, sino por ignorancia ,creyendo que quizás hacia bien ,sin saber realmente que destrozo estaba cometiendo tuvo una idea:

 Pensó: “si a esta virgencita tan pequeña la clavamos en un trípode de palos de madera, le incrustamos dos largos brazos y le ponemos un mantón o vestido, de forma que solo se le vea la cara, quedara muy agraciada y aparentará más en las procesiones…además quedará mejor ya que es más grande y no tendremos que hacer otra de las modernas (¡claro! de la época en que estuvieran) y seguirá siendo la virgen del Árbol.”

Y así sucedió. En alguna época muy posterior al siglo XII ,en la que fuera realizada, fue transformada en otra cosa, que no tiene ni nombre.

 Estos casos o parecidos han surgido a lo largo de la historia en los pueblos y ciudades de España; y siguen ocurriendo, pues personas o párrocos deciden (con buena fe) restaurar tallas o cuadros ;los cuales salen del templo y caen en manos de gente experta y sabia  del valor de estas piezas. Después ha ocurrido que han sido cambiadas por otras que son imitaciones sin valor. Así se va perdiendo mucho material cultural y de tremendo valor en muchos pueblos de España, y que vuelvo a repetir; sigue ocurriendo en la actualidad, aunque en porcentajes menores a épocas anteriores

El caso es que, los distintos mayordomos o mayordomas que ha tenido Nuestra Señora del Árbol a lo largo de los siglos, no se han dado cuenta de tal barbaridad al cambiarle el vestido; porque ignoraban que algo en esa virgen estaba mal. Además no tenían por qué saberlo, eso es cosa de gente experta en estos temas.

 

Estado en el que se encuentra la virgen de Nuestra Señora del Árbol en la actualidad.

 

Pero los sabios en el tema o historiadores que han pasado por Guadramiro ,tampoco se han percatado de tal desastre, pues no han hurgado entre los vestidos ;o si lo han hecho , ha sido sin la adecuada atención. El trípode de palos ,quizás los despistara inmediatamente; pues suele ser normal que en vírgenes más modernas sólo se hiciera la cara y debajo de los vestidos no hubiera más que un simple trípode o palo de madera que sujeta tal escultura.

Además no es muy imaginable un caso así; pues este tipo de virgencitas romanas normalmente son muy veneradas y se conservan perfectamente, cuidando su gran valor. Ésta , antiguamente , no fue menos; pues toda una ermita ( una de las mas grandes por sus dimensiones, de Salamanca, según los historiadores) estaba y está dedicada a ella a pesar de esta transformación.

 

 

A.C.R. y C.J.S.F.