PRE-HISTORIA E HISTORIA ANTIGUA.

 

En la Prehistoria, algunos puntos del término de Guadramiro estuvieron habitados por el hombre prehistórico. Los hallazgos hechos en las cuencas del río Huebra (o Yeltes) se remontan al Paleolítico Inferior y consisten en piezas de cuarcitas talladas con una antigüedad de más de 100.000 años.

Otros descubrimientos son del Neolítico, y la Primera Edad de los Metales, entre el IV y el I milenio a.C., y consisten en hachas de piedra pulimentadas y objetos de cobre o bronce.

 Hay que destacar, además, la existencia de un dolmen, monumento funerario, cuyos restos se encuentran en el pago de Piedras Hitas. Hasta los años 1972-1973 dicho monumento megalítico conservaba algunas de las lajas de la cámara sepulcral y parte del túmulo.

Restos de otro dólmen estaban en las Torrecillas.

Lugar donde se alzaba un pequeño castro, muy cercano al pueblo de Guadramiro.

 

A la Edad del Hierro pertenecen algunos hallazgos hechos en Cabeza de la Herrera y el "Teso" de San Cristóbal. Asimismo, en otros puntos del término de Guadramiro fueron recogidos diversos objetos, tales trozos trozos de cerámica fechados sobre el siglo V a.C.

En Guadramiro, a menos de 300 metros del casco urbano actual existió un castro vetón, sobre el teso de San Cristóbal. Así lo demuestran los determinados hallazgos encontrados en dicho cerro correspondientes a la edad del hierro. Hace algunos años, también apareció un gran sarcófago de granito en dicho tejo mientras un agricultor labraba una tierra con su tractor.

Este teso esta muy bien ubicado, siendo bordeado en la parte baja por el arroyo de los Campijones por la parte oeste. En la zona sur muy cercano también pasa el arroyo de la Vega, el cual discurre junto al caserio del actual pueblo.

Además este cerro es bastante elevado donde los mayores desniveles se alcanzan por la parte sur y oeste, divisándose gran territorio desde él en los 360 grados.

Ubicación del Castro que existió en Guadramiro.

Posteriormente este teso ha sido conocido con el nombre de la ermita que existió en su punto más elevado, la ermita de San Cristobal, construida en los siglos XV-XVI, la cual se construyó para albergar a la gran imagen que tenemos por Patrón de casi 3 metros de altura. La ermita desapareció sobre el año 1750 como consecuencia de un fuego.

Lugar donde se alzaba el castro. Teso de San Cristóbal.

 También es conocido dicho teso por tener uno de los mejores manantiales de Guadramiro, el Caño de San Cristóbal, en su parte más baja, “de las aguas más delicadas que se conocen”, como las describió Miñano en 1826. Anteriormente a realizar los sondeos para el depósito de agua municipal este caño jamás flaqueaba ni en los peores años de sequía. Sobre dicho teso se encuentra enclavado actualmente el depósito de agua municipal.

 

Caño San Cristóbal.

Bajada desde el Teso San Cristóbal.