FIESTAS 2019

 

PREGÓN DE FIESTAS

 

Permitirme antes de empezar, agradecer al Sr. ALCALDE y CONCEJALES de GUADRAMIRO su invitación a dar este Pregón.

        Quiero también saludar a todas las AUTORIDADES aquí presentes, como a cada uno de VOSOTROS, que nos honráis con vuestra presencia.

        Para mí, es un verdadero honor, el poder ser Pregonero de estas Fiestas 2019 en el pueblo de GUADRAMIRO.

        Aunque no nací aquí, lo tengo como mío, por un amplio abanico de circunstancias, que me han hecho querer tanto a este entrañable pueblo de nuestra bonita provincia de Salamanca.

        La primera vez que vine, fue invitado por mi suegro, por todos conocido como PEPE LA JUANA, a unas fiestas como estas, allá por el año 1971. Fui acogido muy bien, además participé en este mismo lugar junto al equipo de músicos de entonces, cantando la canción de ÁGATA. Y os puedo asegurar, que desde ese mismo momento, ya quedé de alguna forma enganchado a este pueblo y a su gente.

        Pero fue el mismo Sr. PEPE el que, a través de un encargo, hizo que conociera a ROSARIO, su hija, con la que comenzamos nuestra relación hasta la actualidad. Tenemos dos hijos, IVÁN y NOELIA, y estos a su vez nos han dado cuatro Nietos, ÁLVARO, JORGE, MIRIAM y ENZO. Gracias ANTONIA y PEPE por esta fuente de vida que nos habéis dado.

        Además, muchas personas que nos han dejado han influenciado en que yo quiera tanto a este pueblo. Entre ellas quisiera destacar a Tío GERMÁN, que con sus poesías y cariño a todo lo que tocaba, te hacía vivir y disfrutar de lo grande que es admirar la naturaleza. Pero no solo admirarla, si no también, el aprender a contemplarla y aprender de ella. Como mimaba las plantas, como mimaba a los animales hasta hablando con ellos, acariciándolos y cuidándolos de tal modo, que hasta las mismas vacas o becerros permitían que nuestros hijos se subieran encima de ellos sin hacer el más mínimo aspaviento.

        También quiero hacer mención al Sr. ANDRÉS CALLES, tamborilero que, con su entrega, constancia y profesionalidad a través de su gaita y tamboril, nos hacía vibrar y pasar ratos excepcionales con folclore impregnado de alegría. ¡Qué piezas tan bonitas y qué bien lo hacían las parejas que bailaban! (Recordadas todas ellas con enorme cariño).

        Son muchos los VALORES y DESARROLLO PERSONAL el que yo he podido vivir en GUADRAMIRO. Empezando, como no podía ser de otra forma, por nuestro queridísimo SAN CRISTOBAL. ¡Qué acierto tan grande tuvieron los que nos han precedido al elegir a esta persona como nuestro Patrón! Alto en estatura, con poderes muy importantes que protegen a los conductores, y como nosotros a través de su Himno le hacemos peticiones de protección para nuestro pueblo y en nombre del mismo, para el mundo entero.

¡Qué bonita expresión! Para este Santo tan alto y grande, servidor en especial de los más débiles. Ojalá, él nos inunde de espíritu cordial y fraterno, de manera que nos permita divertirnos al máximo a lo largo de estos días.

        Aunque de los valores y recuerdos de aquellos primeros años de vivencias en Guadramiro, me queda el recuerdo y la añoranza de lo bonito que era ir con el cántaro a buscar agua a alguna de sus fuentes o caños, ¿Cómo están estos ahora? ¿Están tristes? ¿Volverán aquellos bonitos tiempos y se les dará la importancia que tienen? A mí personalmente, me encanta pensar que sí.

        Hoy estamos dotados de acometidas de agua, servicios y desagües, la concentración parcelaria (tan importante para el desarrollo del pueblo y a su vez qué largos paseos podemos dar por sus caminos sin peligro alguno). En su día las calles y plazas, eran de tierra, como máximo hechas con rollos, hoy en día adoquinadas, hormigonadas o asfaltadas. Igual que la zona deportiva, por ejemplo. Todo ello conseguido gracias al buen hacer de nuestros representantes, Alcaldes, Concejales y distinta gente que con su trabajo y buen hacer han contribuido de una manera u otra a este desarrollo que comento. ¡Gracias a todos ellos!

 

 

Por supuesto, también a los AGRICULTORES y GANADEROS, ante ellos me quito el sombrero. ¡Cuánto bueno hacéis y que poco valorado es vuestro trabajo! Especialmente todos los que habéis decidido seguir en el pueblo a pesar de su despoblación, ¡mil gracias!

        Cuando uno empatiza con el amor a un pueblo, este te engancha, ¡SAN CRISTOBAL y GUADRAMIRO enganchan! Como lo hacen estos días y estas fiestas, empezando por sus orquestas, especialmente nuestra querida KRONOS que lleva años y años viniendo a amenizarnos la noche del Sábado, calidad de calidades. Un cariñoso recuerdo para el gran profesional que desgraciadamente nos dejó, PACO, con tu comicidad, arte y saber hacer, qué buenos ratos nos hiciste pasar.

        Nuestra poetisa, PEPITA CALLES, describe de una manera extraordinaria a nuestro querido GUADRAMIRO a través de su poema “NO SÉ QUÉ TIENE MI PUEBLO”. De el mismo, yo me quedo con estas frases..

“Yo me siento muy feliz con solo pisar su suelo,

con meterme entre la gente y mirar de noche al cielo”.

“Es una fuente de vida donde preciso beber,

apenas haber marchado ya estoy pensando volver”.

       

 

Y entre el potencial de caños y fuentes que poseemos, bajo mi punto de vista, hay una que es de admirar. No es otra que “La Fuente de Córdoba”, manantial constante de agua gratis, qué bonita expresión GRATIS, para todo aquel que la quiera beber. Con la calidad de sus aguas, otros ya la tendrían canalizada o comercializada. Pero aquí no, somo generosos y la damos para todo aquel que la quiera beber.

        En el término municipal tenemos nombres de peñas curiosas, como por ejemplo EL BARREÑÓN, EL CARRO o LA CABEZA DE DON GARCÍA. O aquí mismo a nuestras espaldas, LAS PEÑAS, testigo directo de tantas y tantas prendas hechas añicos al tirarse jugando por su “resbalina”.

        Pero si hablamos de nombres de Peñas, no podemos dejar pasar todas esas que dan carácter a nuestras fiestas.., LA PERLA NEGRA, SAN CRISTOBAL, LA PANERA, LOS DE LA TORRE, EL LIMITE y SIN FRONTERAS. Espero no haberme dejado ninguna en el tintero, si es así, mil disculpas.

        Igualmente quiero hacer mención a la ASOCIACIÓN CULTURAL LA ANTANICA, por supuesto a la COFRADÍA DE SAN CRISTOBAL (creada en el Siglo XVI), a la SOCIEDAD DE CAZADORES, a nuestros tamborileros locales ALBERT y DIEGO.

        A todos gracias y ánimos para seguir, por lo que aportáis a Guadramiro en el día a día, cada uno desde la parcela que ocupa. Especialmente a los que con su buen hacer y esfuerzo, han participado activamente para conseguir que la joya que tenemos ahí enfrente, “LA TORRE DE MI PUEBLO, NO LA PUEDO OLVIDAR”, efectivamente no sea olvidada y se haya restaurado y se siga restaurando de una forma digna de admirar. Igualmente, las mejoras que se han hecho en la Ermita de San Cristóbal, de tal manera que el patrimonio más valioso que tenemos pueda seguir luciendo en su máximo esplendor.

Desde aquí os invito a todos a que sigamos mejorando nuestro pueblo, cada uno lo que pueda y dentro de sus posibilidades.

Y vosotros, jóvenes y niños (que también los hay), sois la belleza y la continuidad de este querido pueblo. Sois al igual que el árbol, la parte final del mismo, los tallos, flores y frutos. Sustentado eso sí, por las ramas, tronco y raíces, no lo olvidéis nunca y cuidarlo mucho y con cariño. ¡ADELANTE SIEMPRE!

¡Ah! Y los que tengáis que conducir ya sabéis, “al volante saber estar, que lo más importante es siempre llegar”.

Ya termino:

MUCHAS GRACIAS POR INVITARME.

MUCHAS GRACIAS POR ESCUCHARME.

Y de parte de BERNA, el Sr. ALCALDE DE GUADRAMIRO, doy por inauguradas las Fiestas de San Cristóbal 2019.

¡¡¡VIVA SAN CRISTOBAL!!!

¡¡¡VIVA GUADRAMIRO!!!

JUAN BORREGO BENITO

 
 
 
 
 
67147988-10219411191214838-790363133100163072-n.jpg
CARTEL-A2-GUADRAMIRO
65639764-402922256983537-8287269500781330432-n
65591483-2554393621260636-3289670775203692544-n.jpg
 
 
65009241-2570051186361546-4867948987354710016-n.jpg
66832992-10219411188014758-635834053785812992-n.jpg
67403106-439418436911154-1087418335605293056-n.jpg
64683333-2788398667844003-4717322036152631296-n.jpg
67336899-348377546061182-5938408369713840128-n.jpg
66658832-395783051283632-6224410989278789632-n.jpg
67175789-406364473315654-7480196745876471808-n.jpg
67125630-2213219698968790-628385639896711168-n.jpg
67178788-2311097959128342-1073690408946499584-n.jpg
66718713-390113831710075-3460768227733274624-n.jpg
67283997-465787750902259-2430711796001144832-n.jpg
66908498-411040346175593-8769526841301008384-n.jpg
66979026-2312246349024814-271951977653469184-n.jpg
67219694-2475708192665742-2300520294898466816-n.jpg
DSC-0732.jpg
67190081-10219409908102761-2982133348530388992-n.jpg
67632415-10219411196454969-281587036702375936-n.jpg
66989806-1249654368536714-2504428359811858432-n.jpg
66716909-893562337662494-1657206491142160384-n.jpg
66786533-1337063846447120-7653942174593056768-n.jpg
67269284-392783074695771-2674290635581685760-n.jpg
66805253-1152062055003851-5740809143606837248-n.jpg
IMG-4464.jpg
67312748-410196726256665-1971478941931667456-n.jpg
67143631-2419006751475969-8871177674836410368-n.jpg
66766104-474645183301518-4478339099341619200-n.jpg
IMG-4477.jpg
IMG-4480.jpg
67268900-708252736281052-694238591034851328-n.jpg
IMG-4482.jpg
IMG-4484.jpg
IMG-4492.jpg
IMG-4490.jpg
67160045-777513732646142-1189488654301528064-n.jpg
67144810-10219411188814778-3530877079144890368-n.jpg
67196373-10219411197214988-2897432616313552896-n.jpg
66592450-2585902884776376-2820433142710534144-n.jpg
67253076-10219409894422419-2237859406404386816-n.jpg
DSC-0516.jpg
67218288-338877790376451-1163848670207016960-n.jpg
66747573-345703526333466-5180925809719771136-n.jpg
67099327-10219409900742577-8856410520710807552-n.jpg
67132808-1491424327665117-4789445205751234560-n.jpg
67063967-351216078889358-2813804492049350656-n.jpg
67164803-439535110233920-7017591169953562624-n.jpg
67077214-10219411194654924-2545606277157879808-n.jpg
67183837-805982896462539-316201835998216192-n.jpg
66872077-1588904867913761-7847394760099627008-n.jpg
67201211-446600786071756-7853751015344963584-n.jpg
DSC-1558.jpg
DSC-1531.jpg
DSC-1562.jpg
DSC-1514.jpg
DSC-1570.jpg
DSC-1574.jpg
DSC-1540.jpg
DSC-1539.jpg
Sin-t-tulo.jpg
67165541-332432314300258-5652634019070738432-n.jpg
67020986-429620871100460-1307004727661166592-n.jpg
66856626-514240062717761-137436385081556992-n.jpg
67091692-373439639987626-2179781819245789184-n.jpg
67163334-466709964154380-307969573397725184-n.jpg
67825374-828947770832204-1651604689852039168-n.jpg
67404094-466476983929105-8298039702506700800-n.jpg
67570006-362354414481003-550899512139317248-n.jpg
66494804-10156483495479537-506602198700916736-n.jpg
IMG-4508.jpg
66645698-458966181561815-5149940180479639552-n.jpg
66584901-10156483491084537-582831060681752576-n.jpg
67399660-2346389905602162-3470297995658919936-n.jpg
67075956-3417947671564168-824862612524105728-n.jpg
66503309-10156483494424537-1762261455626829824-n.jpg
66749862-10156483491724537-2520784072016396288-n.jpg
67308349-776002406130606-4824526558754504704-n.jpg
67198861-403713553833733-4277442339078668288-n.jpg
66798099-950995055231747-6170210327364370432-n.jpg
66771815-718640768555226-566372810427990016-n.jpg
67287458-10156483492909537-6346173105961959424-n.jpg
67214592-489008101860544-1824871543247732736-n-1.jpg
67312748-10156483494184537-3470592205213663232-n.jpg
67127548-10156483492629537-3068859329625980928-n.jpg66704263-10156483491574537-638071740336963584-n.jpg
66645698-458966181561815-5149940180479639552-n.jpg
64955056-10156483491129537-1576044730372849664-n.jpg
66820811-359133151411157-7104092296626307072-n.jpg
66855362-375338459852818-8949504392118140928-n.jpg
67307460-1017535795120631-231391826928467968-n.jpg
67068305-717250592039575-3477653779988348928-n.jpg
67509014-474784376682364-8624132006374014976-n.jpg
67208600-422007748404960-806224327065206784-n.jpg
67123551-2389772577765180-2142843446937780224-n.jpg
67091922-1555945544541465-1217278437031411712-n.jpg
67201678-3262738033767112-8283348427568316416-n.jpg
67234850-10219411191854854-1891395467061755904-n.jpg
66830189-711084556011313-4127651252936900608-n.jpg
66970898-669617163451969-7575945620037304320-n.jpg
67079732-1329984543849906-7921877876788428800-n.jpg
DSC-1352.jpg
67147988-10219411191214838-790363133100163072-n.jpg
IMG-2187.jpg
67247823-451977912310683-1983247302646562816-n.jpg
DSC-0540.jpg
67070558-358571624806473-2617783954186436608-n.jpg

Después de todo un año de espera, llegaban de nuevo las fiestas más grandes de Guadramiro, las fiestas de San Cristóbal, en honor a nuestro gigante patrón.

Los días anteriores, son días de preparativos, de ultimar detalles. Ayuntamiento, peñas, bares, mayordomos, vecinos… llegan los hijos de Guadramiro que por circunstancias están lejos; el pueblo coge más vida y color. Se adorna la plaza y calles con banderines, llegan los feriantes…

Con todo casi listo, y entre saludo y saludo de los vecinos, se presentaba el jueves, con mucho calor, para dar entrada a la programación festiva; este año recogida en un pequeño librillo de fiestas con alguna historieta de nuestro pueblo.

Por la tarde los aficionados a las cartas se daban cita en el bar La Tinaja para comenzar el campeonato de tute y subasta. Con siete parejas para el tute comenzó el torneo. Poco a poco, eliminando parejas se llegó a la final. Moncho y Josito contra Tomás y Pablo. Mientras tanto, se configuró una simple partida para subasta, a falta de más aficionados a esta. Vencedores Tomás y Pablo al tute, José Gabriel y Vicente en subasta; el alcalde, les entregó sus correspondientes trofeos.

Mientras se ocultaba el sol por el Oeste de las vecinas tierras portuguesas, las peñas y agrupaciones se juntaban en sus locales para cenar. Sonaba también la gaita y el tamboril anunciando fiesta en Guadramiro.

Más tarde, después del obligatorio café en el bar, la gente se reunía en la plaza, para bailar con la discoteca móvil, este año como novedad en la programación. Con muchos niños en la plaza, salieron un par de carretones de la asociación para dar emoción a los pequeños, mientras Jorge y Oscar pinchaban música para el personal.

Llegaba el viernes, también con mucho calor y preparativos. Hacer la sangría, preparar el ágape, la ermita…

A las 22:00 horas, toda la gente se dirigía a la plaza para acompañar al pregonero de este año, Juan Borrego Benito. Desde el balcón de la casa consistorial, Juan, acompañado de su mujer Rosario, el alcalde Bernabé y los concejales: José, David, Albert y Andrés José, dirigía un emotivo pregón. Abajo, atentos, familiares, vecinos, forasteros y autoridades de pueblos vecinos. El que conoce a Juan, conoce su pasión por Guadramiro, y  su siempre disposición. Homenaje muy merecido para quien confeccionó el himno a San Cristóbal, entre otras cosas.

Después de una gran ovación y del ¡Viva Guadramiro! y  ¡Viva San Cristóbal! además de la entrega de una placa homenaje a Juan, comenzaba la merienda de costumbre, para todos, con productos típicos de nuestra tierra charra.

Mientras tanto la orquesta Malibú Show, afinaba todo su gran instrumental. A las 00:30 se abría el telón, de esta gran orquesta, bajo la expectación de la gente. Repetíamos orquesta por segundo año consecutivo. Cuando algo gusta y funciona, mejor no cambiar. Y Malibú nos dio la razón. La gente quedó encantada con su potencial y animación un año más. De las mejores orquestas que han pasado por esta plaza porticada.

Tras una larga y animada noche, Guadramiro despertaba al son de la gaita y el tamboril. Albert y Diego, tamborileros locales, salían en pasacalles a recordar que era el día grande de fiestas. Posteriormente se dirigían a casa del mayordomo, Juan Andrés Medina Blanco, para acompañarlo, junto al resto de cofrades hasta la ermita de Nuestra Señora del Árbol. A la vez, también de fondo, repicaban todas las campanas del precioso campanario que tenemos en Guadramiro.

Ya a las puertas de la ermita, iban llegando y colocándose en fila cientos de coches para su posterior bendición.

Este año la misa, fue oficiada por tres párrocos: Pablo, nuestro nuevo párroco local, y Abel y Olegario, ambos natales de Guadramiro. Olegario dirigió la misa,  y Abel el discurso. Pablo, hizo la presentación y la parte final, bajo los aplausos de la gente, además de la bendición de coches. Como sabéis, este año hemos cambiado de párroco, y la gente está encantada con su disposición, cercanía y amabilidad. Estamos de enhorabuena.

Tras la misa y el himno a San Cristóbal, se celebró la bendición de coches. Este año no faltó imaginación. Un carro con la  réplica de San Cristóbal que hicimos el pasado verano, una bicicleta o un tractor-pala de niño conducido por Santi fueron de lo más destacado.

Tras todo esto, la gente se dirigía a la plaza, donde esperaba el grupo de folclore del conocido tamborilero Bustos. La Corrobla animó la plaza, junto a la sangría y las perrunillas. Jotas, charros, picaos… aguantando el terrible calor. También tocó Arcadio, Albert y Diego. Entretanto, la gente charlaba, se reencontraba. Después de comer, una merecida siesta.

Por la tarde, las previsiones meteorológicas anunciaban lluvia y tormenta, que hacían mirar a los guadramirenses al cielo. Comenzaba la pelota a mano, bajo unas pequeñas gotas de agua. Llegaban también los de la charanga La Escala, con el propósito de alejar los nubarrones con su música. Finalmente no llovió y las tormentas nos dejaron de lado. No dudamos que San Cristóbal también nos ayudó a ello, por lo que pasamos una buena tarde, mientras llegaba otra familia de Guadramiro, la orquesta Kronos.

A las 00:30 levantaban también el telón,  y a las 00:35, estaba prácticamente llena la plaza. Y así se mantuvo durante toda la noche. Jóvenes llegados de todos los pueblos de la comarca peregrinan a Guadramiro cada año. Marcan el día en su calendario,  vienen en taxis, coches y autobuses… llenando las calles de esta vieja villa.

Kronos animando de principio a fin, con la claridad que los caracteriza y su música en directo. Nunca nos defraudan, mientras dan todo lo que tienen en Guadramiro.

Con el amanecer terminaba el día grande de fiestas y comenzaba el dedicado a los más pequeños, el domingo. A las 13:00 la musiquilla infantil en los altavoces del ayuntamiento llamaba a los niños y sus padres. Allí les esperaban los juegos, tradicionales, dirigidos por María Jesús, Albert, Andrés José y Silvia.

Tras sus competiciones y premios a los campeones en dos categorías, niños más grandes y niños más pequeños, y tras una guerra de globos de agua, se obsequió con golosinas a todos. Sin tiempo para apenas abrir el regalo, la fiesta de la espuma comenzaba para el disfrute e imprescindible refresco en otra mañana de calor.

Por la tarde, a las 17:00 arrancaba el tren, los hinchables, el toro mecánico y el tobogán de agua. Un no parar para los niños, que disfrutaron como verdaderos enanos.

Al final de la tarde, llegaron los carretones, llenando los rincones de la plaza de emoción disfrute y adrenalina de los más pequeños. Encierros, clases de toreo y rejoneo…la gente se divirtió.

Otra vez a cenar, y vuelta a la plaza, donde esperaba un duo, con Marcos y Fátima Godaiva, que animaron  a los que aún le aguantaba el cuerpo, después de tantos días, hasta el chocolate ofrecido por el ayuntamiento.

Ya el lunes, los cofrades en la ermita, tras la misa, cambiaron de vara entre aplausos; recibía Florencio Vicente como nuevo mayordomo. A continuación, se dirigieron al convite en el bajo del ayuntamiento.

Así terminaban las fiestas de San Cristóbal 2019, y este pequeño resumen para los que no pudisteis estar, contado como viene siendo costumbre por la Asociación Cultural La Antanica, quien llevamos esta página web desde 2011.

Deciros, como siempre, que nos mandéis fotos; todas serán publicadas. O al correo de nuestra web (laantanica@gmail.com) o al chat del Facebook de Villa de Guadramiro.

Esperamos, que os haya gustado. Ahora a esperar y preparar las próximas en 2020. ¡Viva Guadramiro! ¡Viva San Cristóbal!